AQUÍ Y AHORA

Este camino terapéutico pertenece a la Psicología Humanista, que se caracteriza por su empeño en desarrollar el potencial humano, más que centrarse únicamente en tratar nuestros problemas emocionales.

Se pone especial énfasis en lo que está sucediendo, se está pensando y sintiendo en el momento presente, más que en el pasado. Nos centramos en lo que está ocurriendo aquí y ahora, no para dejar de lado la historia del paciente, sino para observarla desde el presente, pues todo lo que hemos experimentado en el pasado ha quedado registrado en nuestro subconsciente en forma de programas emocionales y mentales que necesitan reproducirse una y otra vez en nuestras vidas hasta que logremos sanar y liberar la energía que quedó bloqueada.

Desde esta perspectiva, se utiliza el método del “darse cuenta”, prestando atención a las percepciones, interpretaciones y proyecciones que hace la persona, ayudándole a que se haga consciente de cómo funcionan los automatismos de su mente inconsciente. Estas reacciones automáticas ya no tienen sentido en la mayoría de nuestras situaciones actuales, y a lo largo del proceso el paciente va descubriendo nuevas formas más coherentes y saludables de reconocer y afrontar sus emociones, así como de responder frente a las situaciones que antes activaban en su mente todo aquel pasado emocional que ahora, a través de la toma de conciencia, comienza a liberarse.

Al darse cuenta aquí y ahora de cómo es su relación consigo mismo y con su entorno, y especialmente de cuáles son los patrones de conducta y rasgos de carácter destructivos en los que caía sin poder evitarlo, el paciente comienza a movilizar esa energía que ha mantenido oculta y bloqueada en su inconsciente y está más capacitado para comprender cómo ha llegado al punto en el que se encuentra y aprender a hacer las cosas de manera diferente, ampliando el campo de sus posibilidades.

El darse cuenta ocurre a través de tres niveles:

  • Desde el exterior: lo que ocurre fuera, la situación o circunstancia
  • Desde el interior, a nivel corporal: sensaciones, emociones, tensión…
  • Desde la propia mente: pensamientos